Castellano

«Cómo explicar que lo de los explosivos es falso, que lo de las pruebas recogidas es falso, que las tramas son falsas, que leganés es falso....¿¿??»

[Un peón negro]

¿Cómo explicar que... blablabla...es falso?

Ya habéis tenido vuestra oportunidad, majete. Estos temas en España se dirimen ante un juez, presentando testigos y pruebas, no vociferando por la calle, montando algaradas y manifestaciones, ni insultando a los políticos y medios de comunicación que no opinan como vosotros, ni manipulando titulares, ocultando datos, sesgando informaciones.

Hasta ahora os ha tocado lo bonito: lo festivo, lo gracioso:
—repartir octavillas,
—gritar consignas con rima,
—increpar a Zapatero ("vete con tu abuelo", qué ocurrente...),
—insultar a la gente que no opina como vosotros,
—dárselas de investigador,
—mirar fotos y deducir barbaridades sabiendo que en vuestro foro protegido nadie os lleva la contraria,
—arengaros unos a otros,
—intercambiar consignas golpistas...

Ahora os ha llegado lo feo:
—no ser capaces de producir un solo argumento de peso para demostrar vuestras teorías,
—ver cómo vuestras preciadas y preciosas deducciones eran objeto de mofa, befa y escarnio en el Tribunal cuando salían a relucir, y la mayoría de las veces ni siquiera eran citadas por unos abogados que se reían a vuestras espaldas,
—oír cómo el Tribunal hundía de un solo plumazo, con una certera frase todos los disparates que habéis conseguido que sugiera alguno de vuestros abogados,
—contemplar cómo incluso los partidos políticos más a la derecha del arco parlamentario huyen de vosotros porque políticamente sois apestados, y los pocos que aún os defienden porque les sois útiles, como Zaplana y Acebes, callan para que no les hagáis perder más votos
—avergonzaros de las delirantes teorías que, cada vez con más frecuencia, compañeros vuestros de foro a los que con desgana progresiva llamais "GRAN X" o "SUBLIME Z" tratan de construir con datos falsos y deducciones ridículas y desternillantes
—saber en el fondo que habéis perdido la batalla y a vuestro lado sólo queda un puñado de vividores interesados en capturar votos, audiencias de radio, ventas de libros o portadas de periódicos.

Pero os queda lo horrible:
—Ser objeto de las miradas, los comentarios, las sonrisas apenas disimuladas de todos aquellos que en el trabajo, en el colegio de los hijos, en la cola de la verduería, peonizasteis inmisericordemente aunque no sabían de qué les estabais hablando, y se les notaba en la cara el hastío y las ganas de que les dierais un panfleto y os largarais
—Continuar leyendo día tras día noticias en la prensa dando cuenta de vuestra derrota, mientras los caraduras que os han llevado a hacer el ridículo recogen velas y se apuntan al carro de ganadores
—Seguir por inercia recogiendo supuestas pistas e indicios, sabiendo que estáis perdiendo el tiempo y el dinero pero sin atreveros a dar por tirados dos años de vuestra vida
—Encontrar ya francas malas caras, claros "¡déjeme en paz!" cuando vayáis a contarle por enésima vez a alguien el desmoronamiento de una Versión Oficial que ya es materia sentenciada y probada más allá de toda duda razonable.
—Continuar reuniéndoos, cada vez más viejos, cada vez más incrédulos de cómo a la gente no parece importarle que en España la gente no opine como vosotros, que tenga otra forma de ver las cosas, de razonar, de vivir y de divertirse mientras vosotros os amargáis porque las cosas no salen como al nene le gusta.

Y yo me sentaré ante la puerta de mi casa...

morenohijazo en DesiertosLejanos