Me van a disculpar, pero…

A los cientos de millones de visitantes diarios de esta humilde bitácora sin duda les han desolado todos esos días largos y aciágos de redirección hacia el blog de Aznar; toca pedir disculpas a todos ellos, si fuera menester, uno a uno.

Les cuento. Hace meses sospecho que f2o.org anda disimulando como puede pa deshacerse de sus usuarios gorrones; los de gratis. Un pequeño tropezón por acá, un codacillo por allá… en resúmen, he tenido que dirigirme a ellos en varias ocasiones por desastres relacionados con la restauración de sus backups que dejaban esto con vaya usted a saber qué parámetros configuraos.

Será hace unas semanas que la base de datos empezó a lanzar mensajes de auxilio, alegando que estaba corrupta. Este muchacho de superheróica voluntad (pero cobarde naturaleza) acudió veloz al socorro de la moribunda. Después de varias tablas reparadas, ellas solitas insistían en un empecinado suicidio.

¡Qué mal al mundo ha causado la imagen de Benito! Pues arremanguéme optimista a estudiar más a fondo qué era aquello de la trócola. Animoso, lleno de animus chapuzandi, tengo que decir en mi contra. Pues era el peor momento: el servidor SQL estaba dando petardazos, fiel a los disimuladas indirectas del hosting. Total, que lo descojoné todo sin remedio.

Cuando quise ver, cosa que tenía que haber previsto antes, pude comprobar, transido de llanto, que el último backup que había hecho a la base de datos era de finales de septiembre. Éste que ven.

Total, que se han perdido para siempre algunas entradas, y lo que es peor, no las recuerdo. También se han perdido, seguro, algunos de sus comentarios de ustedes. No se preocupen, si ustedes tienen mejor memoria que yo, no me voy a oponer a que los vayan reescribiendo por ahí, donde les parezca.

Y ¿por qué la redirección a la web de Aznar? preguntarán ustedes con toda razón. Pues porque es el sitio donde éste eh… m… ¡bueh! éste codiciado blogger anda más activo ahora. Pensé: «pues hombre, puesto que aquí no ha quedao ná que ver, pues A-lomojó aquello les interesa».

Finalmente hoy, a pelo, en texto plano y sin red, editando a mano la copia que tenía, he conseguido importar tablas. A pedal ¡Si es que algunas veces me admiro de mí mismo!

Ya conocen la historia. Y ahora que la conocen, no se vayan sin firmar nuestra campaña: Dejen a nuestros ancianos tranquilos.

¡Hala, ya está dicho!

Actualizado 22:30 H. Bendito bloglines. He podido recuperar las entradas perdidas y me alegro infinito. Sobre todo por la entrada de Miriam. Había hablado de ella en otros sitios, no recordaba que por aquí también. Lo que no he podido recuperar son los comentarios.

Vota negatiffo esta entradaVota positiffo esta entrada (Todavía no hay votos)
Cargando…
Esta entrada fue publicada en Trastos. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.